sábado, 6 de agosto de 2016

AL CÉSAR LO QUE ES DEL CESAR


Hace poco reprochábamos porque los trabajos de recuperación del parque Elías Guerrero fueran a paso de caracol amputado y que la alcaldía no diera razón del retardo en la entrega de esas obras. Ahora es necesario resaltar que la administración municipal del señor Jaime Ríos está respondiendo a la comunidad que lo eligió (y a la que no lo eligió) entregando la pila o fuente que se convirtiera en símbolo de la identidad cultural de Roldanillo, como la capilla de La Ermita, el cerro de Las Tres Cruces, el viejo puente de Guayabal y el Museo Rayo. Sólo he visto un video realizado por Juan Guillermo Pulgarín y compartido por otros (siga el enlace para reproducir el video: https://www.facebook.com/roldanillo.tierradelalma.3/videos/1815030002075436/) pero es suficiente para afirmar que los resultados son más que satisfactorios.

Hay que advertir que de la pila original poco, casi nada, queda. El noble bronce fue cediendo al cemento,  desvirtuando la naturaleza de esta insignia de tanta representatividad  para los roldanillenses,  que ha sido tomada como referente fotográfico por varias generaciones. Al menos se rescató su imagen y no tenemos qje lamentarnos de haber perdido parte de la historia del pueblo.

Quedan pendientes otros trabajos para decir,  de manera definitiva, que la comunidad de Roldanillo recuperó ese espacio social tan importante en la cotidianidad de los pueblos. Seguramente el señor Jaime Ríos ya tiene previsto lo necesario,  teniendo en cuenta que ese chicharrón no estaba incluido  dentro de lo que  él había presupuestado.

Dos observaciones para finalizar. La primera: Reitero la falencias que se presenta la oficina de prensa o la que esté encargada de registrar periodísticamente los logros de esta administración y luego divulgarlos a la comunidad. La segunda: Después de leer los comentarios subidos en la publicación de Juan Guillermo Pulgarín hay que afirmar que fanatismo es sinónimo de estupidez. Es que uno no entiende cómo después de ocho meses después de finalizada la anterior  alcaldía, haya enceguecidos fanáticos (obvio e intencional pleonasmo) que atribuyan el rescate de la pila a Julían Cabrera. Con razón les meten los dedos a la boca. Aquí sí hay que decir: Al césar lo que es del césar.

Moción de aplausos para el señor alcalde. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario